Jon Antón, pianista y compositor

Jon Antón, pianista y compositor

Os presentamos a Jon Antón, pianista y compositor con un futuro prometedor. Hace muy poco pudimos verle actuar en Madrid Music Hall promocionando su repertorio de música minimalista. Aquí tenéis que entrevista. Esperamos que os guste.

¿Cómo surge tu interés por la composición?

Siempre tuve muchas inquietudes musicales gracias a que viví en un entorno familiar muy musical. Lo que al comienzo era un hobby se acabó convirtiendo en una fuerte pasión por componer canciones. No hay sensación más liberadora.

¿Cómo fue ese momento en el que decidiste dedicarte profesionalmente a ello?

Estaba escuchando Queen en el balcón de casa de mis aitas en Santurtzi. Tuve una revelación y decidí entregarme por completo a la música.

¿En que te inspiras para crear tus composiciones?

En el día a día. Considero que la música minimalista está directamente relacionada con nuestra vida diaria y no deja de ser un reflejo de la vida moderna, plagada de rutinas y minúsculos cambios que nos hacen sentir vivos. Te levantas, trabajas, comes, te acuestas y vuelta a empezar.

¿Cuál ha sido el trabajo que has compuesto del que te sientes más orgulloso y por qué?

Toda mi obra tiene algo profundo de mí. Sin embargo podría decir que mi último álbum VII tiene una importante carga emocional para mí y ha sido especialmente reveladora. En VII desarrollé una técnica propia que denomino minimalismo motívico y es sin duda, un punto de inflexión en mi carrera como compositor.

¿Qué requisitos crees que debe cumplir un buen compositor?

Dedicación y perseverancia, no hay más.

¿Cómo es un día cualquiera de Jon Antón?

Me gusta madrugar para dedicar la mañana a componer y madurar nuevas ideas. Por las tardes me dedico a impartir clases de música y piano, hay que llegar a fin de mes.

¿Cómo fue el reciente concierto realizado en Madrid Music Hall?

Muy bien. Una gran acogida y un verdadero placer compartir mi música con la audiencia. He de reconocer que Madrid siempre me ha tratado muy bien y me siento realmente a gusto tocando en la ciudad.

¿Cuándo podremos volver a verte en directo?

Estoy cerrando varios conciertos por Madrid, Barcelona, Bilbao y Donosti. Es una alegría ver que después del COVID comienza a revitalizarse el movimiento en las salas de conciertos.

¿Quién es tu mayor apoyo en tu carrera musical?

A día de hoy el compositor Milo Giraldo está siendo fundamental en el desarrollo de mi carrera. Su habilidad en la producción, el marketing y sobre todo su amistad están siendo claves en mi día a día. Por supuesto mi familia y amigos son otros de mis pilares, su apoyo y devoción son esenciales en mi vida.

¿Qué tipo de música escuchas diariamente?

Depende. Cuando estoy en modo creativo no suelo escuchar mucha música y prefiero centrarme en mis propias ideas y en el silencio. En otras circunstancias escucho de todo; menos rap, estoy abierto a descubrir todo tipo de música.

Preguntas PING PONG (Responde con una palabra)

Una ciudad: Viena
Una canción: Radio Ga Ga
Un disco: Koyaanisqatsi
Un libro: Trópico de Cáncer
Un compositor: Beethoven
Un músico: Glenn Gould
Un Cuadro: Untitled de Mark Rothko
Una bebida: Cerveza
Una comida: Las alubias de mi ama
Un bar/pub : Cualquiera con una buena compañía Un lugar: La hamaca de Milo
Un restaurante: La Cueva del Túnel en Valdevimbre Una película: 2001 Una Odisea en el espacio
Un coche: El batmóvil

Seguimos!!
Algo que te encanta : Pasear por los bosques

Algo que odias: El rap

¿Próximos proyectos?

Mi último álbum SEXUS verá la luz a finales de año. Se trata de una obra para piano, sintetizador y voz que homenajea a las 5 mujeres asesinadas en el barrio de Whitechapel en 1888.

Cuéntanos algo que te haya ocurrido relacionado con el mundo musical

Durante los primeros meses de gira con el Jon Anton Ensemble, acostumbrábamos a tocar en ciudades relativamente cercanas a Bilbao. Centros cívicos, salas de conciertos, museos y algún que otro bar nos solían recibir con los brazos abiertos. Fue en un concierto en la Librería Central de Santander, donde un indigente entró en la sala completamente ebrio dando gritos con una bolsa de naranjas en la mano. En esos momentos estábamos tocando “La ira” del disco VII. El hombre se acercó mientras vociferaba y se puso a mi lado, las naranjas me recordaron a la película El Padrino y cómo éstas tienen una simbología y un desenlace negativo a lo largo del metraje. Por un momento pensé que me iba a estampar las naranjas en la cabeza, yo seguía tocando, el hombre calló y se quedó mirándome los manos mientras tocaba. Me miró, le miré y de alguna manera debió producirse algún tipo de complicidad entre el hombre y la música que estaba interpretando porque en un instante, me sonrió asintiendo y continuó su camino en silencio. Fue un momento intenso pero la verdad es que le dio brío a la performance.