Os presentamos a Adhara Duo, formación compuesta por Lara Martínez y Mariana Moita (Piano y Violín) . Hablamos con ellas acerca del concierto que van a realizar el día 16 de diciembre en Madrid Music Hall, hablamos sobre música y sobre la mujer música hoy en día. Aquí tenéis su entrevista, esperamos que os guste.

¿Qué es para vosotras la música?

La música representa para nosotras el lenguaje que mejor nos permite comunicar emociones.

Aunque no existe a día de hoy una respuesta al origen de la música, algunas teorías defienden que ésta tiene una función evolutiva, ya que favorece a la cohesión de grupo y, por ende, a la supervivencia, gracias a su capacidad de originar sentimientos compartidos. Hoy en día, en un mundo cada vez más polarizado, todas las experiencias que favorecen la unión, la convergencia y la comunicación, como es el caso de la música, nos enriquecen enormemente y nos parecen de un valor extraordinario. Como intérpretes e integrantes de este dúo, cada obra musical en la que nos adentramos es un descubrimiento de un nuevo mundo sonoro y, en este proceso de aprendizaje, debemos establecer conjuntamente las ideas musicales que queremos transmitir en base al texto, así como a nuestra creatividad, imaginación y experiencias personales.

¿Cómo fue formar Adhara Duo?

Adhara Duo es un grupo de cámara relativamente reciente, ya que nos estrenamos a principios de noviembre con un concierto en Portugal. Nuestra historia comienza en 2019 en Utrecht (Países Bajos), donde ambas nos encontrábamos completando nuestros estudios en el conservatorio de dicha ciudad. Nuestra amistad, así como nuestra complicidad musical, nos atreveríamos a decir que fue instantánea.

En 2021, después de muchos meses de cuarentenas y ausencia de conciertos, con unas ganas inmensas de hacer música juntas, fue cuando surgió la idea de este proyecto. Además, ambas queríamos explorar el papel de la mujer a lo largo de la Historia de la Música. Nos adentramos entonces en un largo e inacabable proceso de búsqueda de repertorio para violín y piano escrito por compositoras, que fue realmente interesante ya que nos permitió descubrir muchas obras excepcionales y prácticamente desconocidas a día de hoy. Decidimos escoger tres obras de tres compositoras diferentes para nuestro primer concierto, aunque hay una gran cantidad de piezas que están en nuestra lista de espera…

¿Qué podéis contarnos acerca del concierto que vais a realizar muy pronto en Madrid Music Hall?

Presentamos nuestro proyecto Momentos Estelares: Farrenc, Schumann y De Larrocha por primera vez en España. Lo estrenamos hará cosa de un mes en Troviscal (Aveiro, Portugal), como hemos comentado antes, como parte de la temporada del Círculo de Cultura Musical da Bairrada. El concierto está protagonizado por tres compositoras que, si bien fueron pianistas virtuosas muy admiradas y respetadas en la época en la que vivieron, su faceta creadora sigue siendo poco conocida y difundida a día de hoy. A través del repertorio escogido se pretende hacer un pequeño recorrido por una parte de la Historia de la Música que ha permanecido silenciada hasta nuestros días, transportándonos desde el estilo clásico de la compositora francesa Louise-Dumont Farrenc, hasta el neoclasicismo de nuestra Alicia de Larrocha, pasando por el romanticismo decimonónico alemán de Clara Wieck-Schumann. Las obras del programa constituyen verdaderos momentos estelares de la música, término que hemos tomado prestado del escritor Stefan Zweig y con el que hemos decidido titular nuestro concierto, ya que son piezas que, a pesar de haber permanecido eclipsadas por obras de compositores contemporáneos de la época, han trascendido en el tiempo demostrando una gran calidad artística.

¿Cómo veis a la mujer música hoy en dia?

Estamos muy lejos de alcanzar la igualdad de género en el ámbito de la música clásica.

Algo que nos resulta realmente preocupante es que muchas veces somos las propias mujeres las que no somos conscientes de todas las situaciones de desigualdad que vivimos en nuestro día a día. ¿A cuántos conciertos hemos ido a lo largo de nuestra vida en los que se haya programado a una sola compositora? ¿A cuántas directoras de una orquesta profesional conocemos? Por desgracia, seguramente podamos responder a estas preguntas con los dedos de la mano. O, lo que es peor, probablemente recordemos muy bien estos acontecimientos por tratarse de momentos insólitos. Resulta de vital importancia que todos nos hagamos preguntas como estas y, a partir de ahí, busquemos soluciones que estén a nuestro alcance. Así es como surgió el proyecto de Adhara, e invitamos a todos los músicos a ahondar en el repertorio de compositoras, ya que es muy extenso y queda mucho por hacer. Tanto la investigación como visibilizar el trabajo de estas creadoras resulta imprescindible para un cambio de paradigma.

¿Cuánto de importante es la formación musical para vosotras?

En nuestra opinión, la formación musical y, en concreto, la práctica instrumental es esencial y debería formar parte del currículo de la educación general, ya que no sólo nos permite alcanzar una experiencia estética en todas sus dimensiones, sino que contribuye a estimular todas las facultades del ser humano como la imaginación, creatividad, razonamiento lógico y matemático, concentración, autoconciencia, resiliencia, capacidad de cooperación, y un largo etcétera. Ya desde la Antigua Grecia se consideraba que la música contribuía de forma notable al desarrollo de la personalidad humana y era sinónimo de armonía y equilibrio. 

¿Cuál es la obra que más os gusta interpretar y por qué?

Esta pregunta es bastante difícil, puesto que las obras que conforman nuestro programa son muy diferentes entre sí y cada una tiene particularidades que nos fascinan. Nuestro proceso de aprendizaje de las obras defirió bastante entre los Romances de C. Schumann y las otras dos obras, en el sentido de que ésta era una composición que ya conocíamos auditivamente y de la cual existen bastantes grabaciones. Sin embargo, en las obras de L. Farrenc y A. De Larrocha, sentimos, por un lado, una gran libertad interpretativa, aunque, por otro, también una mayor responsabilidad, dado que apenas existen referencias auditivas. La sonata de L. Farrenc, es una obra llena de energía y con movimientos muy contrastantes, dentro del estilo clásico. Los Romances de C. Schumann son un buen ejemplo de obra romántica, con melodías y armonías que exploran nuevas sonoridades, con un carácter íntimo y emotivo. Por otro lado, la obra de A. de Larrocha se trata de una obra neoclásica en la que se despliegan elementos tanto del período barroco, como del clásico y hasta del romántico.

¿Tenéis composiciones propias? ¿Os gustaría tenerlas?

De momento, no tenemos. Es verdad que hemos compuesto piezas como ejercicios de composición a lo largo de nuestros estudios, pero nunca nos hemos dedicado seriamente a esta disciplina. Actualmente nos dedicamos ambas exclusivamente a la interpretación y a la enseñanza, pero quién sabe si pronto nos atreveremos a ampliar nuestra formación hacia este campo…

¿Cómo os veis dentro de 5 años?

Esperamos seguir aguantándonos la una a la otra y continuar tocando juntas, jaja. Desde luego, tenemos mucho repertorio pendiente que nos gustaría trabajar. Ojalá la pandemia haya terminado por entonces, se recupere totalmente la actividad cultural y podamos tener muchas oportunidades de tocar en público.

¿Qué cosas vais a hacer próximamente?

Ahora mismo estamos pendientes de cerrar varios conciertos para esta temporada 2021-2022 en España, Portugal y Países Bajos. Estamos muy ilusionadas e impacientes por compartir próximamente las nuevas fechas en nuestra web duoadharaduo e instagram @adharaduo.

¿Quienes son vuestro mayor apoyo en vuestra carrera musical?

Nuestro apoyo incondicional son nuestras familias y amigos, que nos han animado siempre a dedicarnos a esta profesión y no se pierden ningún concierto. Además, sin duda, nuestros profesores, quienes nos han sabido transmitir su amor por la música y por los que sentimos gran admiración. Ellos son nuestros referentes y a los que siempre volvemos para recibir alguna masterclass o simplemente tener alguna conversación inspiradora.