Piano Meetups, Daniel Seixas


Entrevistamos a Daniel Seixas con motivo de su participación en Madrid Music Hall con su proyecto club de piano llamado Piano Meetups. Nos cuenta que descubrir el piano le ha vuelto a conectar a la música de una forma muy especial. Él es ingeniero de formación y profesión, y pianista aficionado de rebote como él mismo dice. Aquí tenéis su entrevista, esperamos que os guste.

¿Cómo surge la creación de Madrid PianoMeetups?

Empecé a tocar el piano hace 3 años a raíz de intentar que mi hija, de dos años por aquel entonces, se emocionara con el piano y, lo cierto es que me enganchó a mi. Aprender a tocar el piano como adulto (o mantener el nivel que tengas), es un reto nada pequeño que compite con el día a día.

Durante los primeros meses en los que aprendía de forma autodidacta, echaba de menos gente con la que compartir el proceso, los retos, los descubrimientos y, sobre todo, los éxitos y fracasos. Siempre me preguntaba ¿no habrá más gente como yo? Y ese fue el germen de PianoMeetups.

¿Cuál es su finalidad principal?

Madrid PianoMeetups busca ser un punto de encuentro entre apasionados al piano a través de eventos de piano diferentes y únicos. ¿Qué tienen de especial?: los intérpretes son los propios asistentes. 

El piano es un instrumento muy individual y solitario. Demanda muchas horas de trabajo para lograr sacarle jugo. Y, al no ser fáciles de mover, es difícil compartir ese trabajo. Para colmo, cuando tienes la ocasión, te puedes quedar en blanco. 

Madrid PianoMeetus es un espacio seguro y acogedor donde da igual el nivel que tengas, siempre se es bienvenido y encuentras a gente con la que compartir tu trabajo frente a las teclas. Tenemos gente que está empezando, y profesionales de largo recorrido. Nos ayuda a mantenernos motivados y con ilusión de tocar más obras y más diversas.

PianoMeetups actualmente está presente en 7 países.

¿Qué nos podemos encontrar en este encuentro tan fantástico para pianistas?

Principalmente, un ambiente acogedor donde no se juzga el nivel de nadie, bueno… eso y un piano de cola. 

Recientemente hemos introducido una serie de retos, que nos pican y nos mantienen motivados. El más significativo es el reto de los 20 segundos, en cada evento se propone un tema y, los  que quieran, preparan un fragmento de una pieza del reto; el resto de los asistentes trata de adivinar qué obra es. 

Otra parte importante de los eventos es el «Piano Social». Al finalizar las actuaciones, continuamos el evento tomando algo y compartiendo experiencias.

También realizamos otros tipos de eventos: trivial mensual de música, salidas a conciertos o barbacoas con piano.

¿Los asistentes pueden tocar canciones propias?

¡Por supuesto que sí! No hay ningún límite a estilos ni géneros. Una de las cosas más ricas de los eventos es que hay obras para todos los gustos, desde Bach hasta el Numa Numa de Dragostei.

Una de las cosas más apreciadas en los eventos es descubrir compositores y obras que no son tan habituales y nos enriquecen a todos.

¿Hay algo que esté prohibido hacer?

Están prohibidas las críticas. Los eventos son un espacio donde cada uno toca a su nivel y lo mejor que sabe hacer. Hay que tener mucho valor para subirse al piano y, todo el mundo que lo hace, debe sentirse apoyado por la comunidad.

¿Dónde puedo encontrar los próximos eventos?

Fundamentalmente en madrid.pianomeetups.com y, por supuesto, en redes sociales. 

Las inscripciones las gestionamos a través de meetup.com/es/Madrid-pianomeetups

*Para la sección de anécdotas.
Algo que haya ocurrido en algún evento*

Creo que no ha habido ningún evento en el que no haya pasado algo. Te cuento varias😉

De las cosas más divertidas que pasa con relativa frecuencia es, que algún compañero que decía que no venía a tocar, saca el taco de partituras súper preparado.

En el último evento se acuñó la frase «hasta dónde llegue». Así que cada pianista que salía decía eso y se quitaba bastante presión al tocar. Algunos terminaban las piezas y otros las dejaban «donde habían llegado».

Una compañera que toca bastante bien, empezó la pieza diciendo: «estoy muy cansada y no se si la voy a poder tocar», el caso es que se tocó de memoria 3 movimientos de la sonata en Fa mayor de Mozart que nos dejó temblando de emoción.