Magda Navarrete y Andrés Martorell

Os presentamos a Magda Navarrete y Andrés Martorell aristas , vocal coaches y creadores del método Modern Vocal Training, hablamos sobre sus proyectos artísticos y su innovador método de canto. Aquí tenéis su entrevista, esperamos que os guste.

¿Cómo se crea el tándem Andrés Martorell-Magda Navarrete?

Magda: Es que esta pregunta va muy al grano (risas). Yo creo que lo primero y lo principal en todos nuestros proyectos es que los hacemos desde el pensamiento de dos cantantes. Por eso se crea este tándem tan intenso y con tanta fuerza, porque la intención es pura, limpia y buena.

Andrés: Ojalá nuestra dinámica de trabajo fuera un poco más equilibrada, pero es un poco imposible por lo personal que es. Es muy nuestro, entonces hay de todo: muchos momentos de risa, de desesperación, de lucha… Pero nos complementamos muy bien. Magdalena piensa más en dimensiones holísticas como el alma, cuerpo, corazón…, mientras que yo soy mucho más lógico. Y eso funciona.

M: Nuestro corazón late por el canto, estar en el escenario y el objetivo final de cada de nuestros proyectos es crear y ayudar a un cantante en su plenitud.

A: Sí. Todo viene del cantante y las necesidades que tenemos como cantantes.

¿Qué tal es compartir vida familiar y proyectos profesionales?

A: Es muy difícil, porque al final estamos todo el día juntos. Es una aventura que tiene sus lados positivos y algunas dificultades por el hecho de estar compartiendo tantas cosas. Por lo mismo, nuestra vida es un poco atípica en muchos aspectos y por eso la manera en la que hacemos las cosas también son un poco atípicas.

M: Claro. Esto también conlleva a estar prácticamente el día trabajando porque, aunque estemos en casa, seguimos tratando de trabajo. Pero, de verdad estamos aprendiendo mucho: cómo gestionar nuestras fuerzas, cómo poner límites, cómo utilizar la tecnología para nuestro bien y no que la tecnología nos “utilice” a nosotros, etc.

Tenemos una hija pequeña además, así que por ella tratamos de separar el tiempo que le dedicamos al trabajo de nuestra vida personal.

¿En qué momento de vuestras vidas descubrís que queréis dedicaros a la música?

A: Desde que nacimos, creo. Quizás mi sueño no fue siempre hacer música. A mí me gustaba cantar, mi abuela me grababa mucho cantando, pero no sé si quería dedicarme a ello profesionalmente. A los 15 años o así pensé que en realidad me gustaría hacer música.

M: Yo a los 3 años dije: “Voy a ser profesional”. Y lo soy (risas). Es broma, pero de verdad sentía desde muy pequeña que quería ser cantante.

Magda, has creado una propuesta musical que mezcla música balcánica con flamenco, «Caravana Banda». ¿Cómo surge esa fusión?

M: Es increíble porque es una fusión que funciona muy bien. Imagínate los vientos tocando rumba flamenca… Tiene mucha fuerza. Cada uno de mis músicos checos tiene su creatividad y su manera de aportar sus ideas. Nuestro arreglista, Tomas Prusa, el que lo pone todo “junto”, vivió mucho tiempo en Madrid y es curioso como yo, siendo polaca, y él siendo checo, nos hablamos en español. Mezclamos dos mundos musicales, eso sí, pero eso tiene mucha fuerza. En nuestro caso unimos la música y la influencia que la cultura gitana ha ido dejando por distintas partes de Europa, sobre todo en la zona de los Balcanes y la península Ibérica, y salen cosas muy interesantes. Hacemos mucha fiesta, mucho circo (en el buen sentido de la palabra), pero luego también hay partes más serias y emocionantes en el show que hacemos. Hemos tocado en muchos festivales importantes en todo el mundo: Fringe, Folk Alliance, etc.

Andrés, cuéntanos algo acerca de tu proyecto «Baile An Salsa».

A: Baile An Salsa viene de la necesidad de devolverle a la tierra que en su momento me estaba dando tanto, Irlanda, y de integrarme más allí. Me fui a Irlanda en 2003 y allá empecé a trabajar profesionalmente con la música. Fue un lugar que me dio muchas alegrías. En esa búsqueda de ser parte de la cultura y del amor a la música irlandesa —y también a mis raíces—, surgió la idea de mezclar ritmos latinos con música irlandesa.

M: Aparte, es una fusión fenomenal.

A: Y bueno, llevamos 10 años juntos y hemos sido headline acts de algunos de los festivales más importantes de Estados Unidos, como el Philadelphia Folk Festival, que es el festival de folk más grande de allá, donde tocamos para unas 150.000 personas. Bueno, hemos hecho 4 giras por todo el país hasta la fecha…

También cantamos en la casa presidencial del presidente de Irlanda para todo el gabinete político para mostrar la diversidad de la cultura y la sociedad irlandesa. Además, hemos compartido escenarios con cantantes como Sinead O’Connor, Dolores O’Riordan… Y hemos trabajado, y seguimos haciéndolo, con el productor Walter Flores, ganador de 5 Grammy’s. La verdad que es un proyecto, y un país, que me ha dado muchísimas alegrías.

A nivel artístico, ¿Cuáles consideráis que han sido vuestros mayores logros?

M: El primer mayor logro para ambos es que tenemos la gran oportunidad de trabajar en lo que amamos. Hemos cantado en muchísimos festivales en el mundo. Yo, personalmente, he estado de gira por Estados Unidos varias veces cantando músicas del mundo porque lo mío siempre fue el flamenco, todo lo que es cante de raíz, pero también la música latina, los boleros, música hindú incluso… Todo esto me ha dado una propuesta interesante porque los festivales de jazz y músicas del mundo siempre buscan artistas con mucha diversidad.

A: Luego, otro logro artístico que tenemos como pareja, fue actuar para unas 10.000 personas en un auditorio impresionante que hay en el sur de Polonia, construido por técnicos japoneses con motivo de la Expo de la Música, uno de los mejores auditorios de Europa en su momento. Hicimos un show de tango y folklore argentino/uruguayo con la filarmónica de allí, y para nosotros fue absolutamente impactante como se oían nuestras voces resonar desde el escenario.

M: Y luego trabajando con un montón de orquestas. Proyectos de boleros con arreglos sinfónicos y trabajar con el mundo clásico siempre nos pone los pelos de punta, porque es como el momento en el que la música sube a otro nivel.

A: Ahora estoy cantando en la ópera de Varsovia. Canto allí 3 veces al año como tenor en “María de Buenos Aires”, una producción internacional muy grande. Los ensayos duran semanas. Cada vez que lo hago siento que he alcanzado el lugar donde siempre soñé estar.

M: Luego también consideramos como logro personal esos pequeños momentos en los que damos talleres y se unen todas las voces de nuestros alumnos creando algo muy bonito juntos. Estos momentos también nos hacen muy felices.

Artísticamente hablando, ¿cuál ha sido el mayor reto al que os habéis enfrentado?

M: Es una pregunta un poco difícil… Creo que, con la mano en el corazón, cada uno de mis discos ha sido un reto, porque los grabé cada uno con una banda diferente y eso resultó en retos diferentes. En el primer disco “Chilli” que grabé para Warner Music me enfrenté por primera vez a grabar un álbum profesional, desde grabación hasta masterización. Luego, mi segundo “IMAN” sonaba mejor porque teníamos un productor y empezamos a trabajar con sonidos de electrónica, lo cual fue un gran reto porque queríamos conseguir un sonido novedoso. Después grabé un disco con un compositor polaco con mucha instrumentación de cuerda, lo que supuso llevar aspectos como la afinación y los fraseos a un punto de perfección máxima. Esto me costó mucho siendo artista callejera y de shows en directo… Y luego, Caravana Banda, al ser una banda con tantos hombres y tantos instrumentos de viento es muy difícil a veces. Por ejemplo, una vez alquilamos un estudio construido en un molino de viento viejo donde gracias a la acústica que nos brindaba el edificio, pudimos conseguir un sonido muy bueno para tanto instrumento de viento. Pero cometimos un error: grabé las voces después. Si hubiéramos hecho todo en vivo, el álbum hubiera tenido mucha más fuerza y corazón.

Luego, creo que el artista de hoy en día se tiene que enfrentar a retos de otro estilo como, por ejemplo, cómo debe usar Instagram. Para mí no es un reto artístico, pero está ahí. Es un reto al que me estoy enfrentando en este tiempo donde cada vez se vuelve más complicado y a la vez más fácil el ser alguien no por quienes somos, sino por cómo lucimos. Es una reflexión un poco triste pero creo que es una moda y pasará, como todo. No sé si tomará una dirección más extrema pero, si es así, el mundo artístico cambiará por completo. A mí me ha tocado trabajar con la gente del teatro donde se trabajaba noche y día, totalmente involucrado, viviéndolo con cada célula de mi cuerpo… Y yo, habiendo vivido eso, si lo comparo con cómo se trabaja ahora, no puedo decir que lo que se hace ahora está bien, porque con una falta de profundidad tan grande no se transmite ningún contenido al final. Hay muchas producciones que suenan muy guay pero no te hablan de nada. Y no quiero decir que toda la música tiene que ser sobre temas filosóficos, ni sentimientos profundos, que igual está bien hacer música divertida, pero no existe ese fondo… Y eso hace mucha falta hoy en día.

¿Qué consejo le daríais a alguien que se quiere dedicar a la música?

M: La fuerza que siempre te va a guiar es soñar con esa persona que quieres llegar a ser. Estate siempre conectado con el momento en el que decidiste soñar con tu meta, tuvieras la edad que tuvieras. Ese momento es el motor de tu entusiasmo y si pierdes el entusiasmo se pierde la fuerza. No pierdas nunca tu entusiasmo porque es el motor, el fuego, el botón que presionaste cuando empezaste. Si caemos, si perdemos la fe o la paciencia, hay que volver a este momento.

A mí me marcó una cosa que me dijo una actriz de teatro con mucha experiencia. Yo no paraba de decir muy impaciente: “¡Esto no me sale! ¡Este papel no es para mí!”. Ella siempre me miraba y una vez me dijo: “¿Sabes qué, niña? Cómprate una silla, porque vas a tener que esperar mucho en tu vida. En esta profesión hay que tener paciencia. Hay que esperar. Si tienes una silla, al menos estarás sentada”. Esta frase me cambió la vida (risas). Y me compré una silla.

¿Qué es Modern Vocal Training y en qué se diferencia de los otros métodos que existen actualmente?

A: Es el lugar donde puedes venir y sentarte en una silla (risas). Modern Vocal Training, hablando ya profesionalmente, es el método más completo que existe actualmente: reúne el conocimiento científico y lo vivido a través de otros métodos que estaban disponibles hasta ahora, con la experiencia de todos los directores que lo creamos dando clases desde hace más de 20 años. Es el conjunto de conocimiento, ganas, arte y la voluntad de crear una organización pro educativa. Creemos que así el mundo de la educación en técnica vocal puede cambiar. Es un método que rompe muros y antiguos mitos sobre muchísimos conceptos que hoy en día aún siguen dañando las voces. Es un método que da esperanza, tanto a aquellos que se forman como profesores como a sus respectivos alumnos, gracias a una serie de ejercicios, enfoques e incluso de pedagogía que usamos. Por ejemplo, en vez de mencionarle al alumno cuál es su error, intentamos decirle qué debe de hacer para evitarlo. Por poner un ejemplo, un alumno que canta con mucha tensión no necesita que un profesor le diga que canta con tensión. Necesita saber qué hacer para liberarse de ella.

M: En cuanto a la parte más personal del proyecto, es una iniciativa que surgió del corazón de todos los directores a partir de nuestro campamento de canto European Vocal Camp de manera muy orgánica y respondiendo a la necesidad de los cantantes, de las personas. Ellos, al terminar el Camp, nos pedían que fuéramos a sus países a darles clases y a entrenarlos en sus países.

A: Actualmente contamos con más de 300 profesores en nuestra organización, de más de 50 países de los 5 continentes, cuyos alumnos van desde cantantes principiantas hasta profesionales multigalardonados, con sellos discográficos, actores de musicales de grandes ciudades (como del West End de Londres), cantantes de talent shows, etc.

¿Nos podéis hablar un poco más sobre el European Vocal Camp?

A: Pues es nuestro primer hijo, nuestro gran proyecto musical que surgió hace 12 años de la necesidad de crear un espacio seguro por y para cantantes de todo el mundo donde están 8 días, las 24 horas del día, cantando, aprendiendo y disfrutando con profesores muy top de todo el mundo. El European Vocal Camp, que tiene lugar en Polonia (menos el de 2022 que se hizo en República Checa debido a la inestabilidad en el este de Europa por la guerra), ha reunido hasta la fecha a unas 900 personas de más de 40 países diferentes de los cinco continentes… Son unas jornadas que marcan de por vida, tanto a nosotros los profes como a los participantes. La gran mayoría de los cantantes que vienen, repiten otro (u otros) años.

Además, en 2023 estrenamos el mismo formato pero un poco más reducido y completamente español, ¡el European Vocal Camp España! Se hará en El Cortijo de Frías, en Cabra (Córdoba) del 19 al 23 de abril. Ya tenemos mucha gente inscrita que viene de España, Latinoamérica e incluso gente que habla español de otros países europeos pero, ¡aún quedan plazas para los lectores de Mundo Músicos!

Bajo vuestro punto de vista, ¿qué requisitos debe cumplir un buen cantante?

A: Primero, tener algo qué decir y expresar: una emoción, un sentimiento, una herida, una pasión, una alegría… Y segundo, tener la técnica para poder expresar eso. Para mí la combinación de esas dos cosas hace un buen cantante.

¿Cómo compagináis vuestros compromisos artísticos con el desarrollo de MVT?

M: En vez de responder con palabras a esta pregunta, quizás podríamos copiar y pegar nuestro calendario (risas). Es muy difícil, pero hacemos lo que podemos y lo estamos logrando. También aprendemos mucho con cada curso que hacemos en MVT para mejorar cualquier cosa que se necesite: comunicación, delegación de tareas, etc. Siempre estamos atentos a lo que pueda surgir al ser algo tan vivo y cambiante.

Pero es verdad que el balance entre lo artístico y lo educativo es súper importante para recargar las pilas para nuestras almas artísticas.

¿Próximos conciertos y/o proyectos?

M: Ambos tenemos una gira en octubre en Polonia, cada uno con nuestros proyectos. Yo tengo un concierto muy grande con Caravana Banda en Oslo, en enero o febrero de 2023 (aún no está cerrada la fecha), en el club en el que siempre he soñado cantar: el club Cosmopolite. Y Andrés canta en la ópera de Varsovia en octubre y quiere grabar ahora un disco con Walter Flores para Baile An Salsa.

A: Y luego, tenemos la XII edición del European Vocal Camp del 21 al 29 de julio 2023 en Polonia (en inglés) y el European Vocal Camp 2023 España (en español), que como hemos dicho antes, tendrá lugar del 19 al 23 de abril 2023 en nuestra querida Andalucía.

En cuanto a MVT, los cursos activos ahora mismo son: el curso de Nivel 1 2022, que se certifica en noviembre de este año, el curso de Nivel 2 2022-2023, que se certificará en marzo 2023 y el curso de Nivel 3 2022-2024 que acaba de empezar.

Los profesores que quieran certificarse con MVT ya pueden inscribirse para el próximo curso de Nivel 1 que empieza en febrero 2023, así que como ves, ¡no paramos!

(Enlaces web: European Vocal Camp 2023 Polonia – European Vocal Camp 2023 España – Modern Vocal Training)