marcos marín guitarristaPróximos conciertos en Madrid Music Hall 

Marcos Marín, Guitarrista «La música mi propio refugio»

Os presentamos a Marcos Marín, músico guitarrista con un futuro prometedor. Muy pronto, el 18 de febrero actuará en Madrid Music Hall. Hablamos de sus inicios y su manera de entender la música Aquí tenéis su entrevista, esperamos que os guste.

¿Cómo surgió tu interés por la música?

Creo que mi interés por la música surge en varios momentos de mi vida hasta que llegó de forma permanente. En ocasiones pienso que es como algo se te va metiendo dentro y cada vez te llama más alto, hasta que por fin le haces caso y se instala en ti de forma plena y permanente.


Cuando era bastante pequeño (tendría unos 4-5 años) mis padres me apuntaron a la extraescolar de iniciación musical en el cole para que probara a ver cómo respondía, si me gustaba o no…

Y la verdad es que salía súper contento de aquellas clases.

Diría que éste fue el primer punto de mi vida donde se despertó el interés en mí por la música, porque después quise que me apuntasen a la Escuela de Música para empezar a recibir lecciones de instrumento y lenguaje musical… Y la verdad es que me fascinaba todo lo que me iban enseñando. Aunque, a pesar de todo esto, sí que para mí la música cobró un papel vital un poco antes de empezar el instituto. Me di cuenta de que podía construir con ella mi propio refugio, mi mundo emocional y que podía expresarme con ella y a través de ella. Diría que en ese momento la música llegó para quedarse. Y a día de hoy ese interés y fascinación por ella sólo ha crecido. 


¿Porqué la guitarra?

Pues, en un principio, cuando fui a hacer la selección de instrumento, me llamaba más la atención el saxofón, hasta que Santiago Vallejo, el que fue mi primer profesor de guitarra, me puso una guitarra en las manos. Se me hizo un instrumento acogedor, delicado y me gustó el tacto de las cuerdas. Me gustó tener por primera vez una guitarra en las manos y con ella me quedé.


¿Cuántas horas dedicas a practicar?

No podría establecer un número de horas fijas al día. En la vida hay muchas cosas además del instrumento: la familia, la pareja, el deporte, la vida social, otras asignaturas, más intereses musicales… Y un montón de cosas más que hay que compaginar con el instrumento y su práctica, pero intento mantener una media de 5 horas al día repartidas y gestionadas con descansos, que son súper necesarios e importantes.

Cuéntanos ¿Cómo es tocar como músico solista?

Bueno pues no sé muy bien por dónde empezar a contarte… Voy a empezar diciendo que para mí tiene sus pros y sus contras. A veces puede resultar compleja la programación de los conciertos para solista. Hay mucha gente que toca muy bien, que tiene programas musicales súper atractivos y cuesta darse a conocer cuando tocas solo. Por otra parte, como la gestión del calendario de eventos depende de mí, al igual que el repertorio a interpretar y las decisiones musicales e interpretativas las decido yo, pues me aparece un sentimiento también de comodidad para poder lidiar con otros aspectos de mi vida.

 Una vez subido ya al escenario, la verdad es que la sensación de que todo lo que va a ocurrir, el mensaje que voy a transmitir, lo elaboro yo a mi forma, me parece una sensación de adrenalina pura, de intensidad, es como un torrente de emociones. Me parece una de las mejores sensaciones que experimento siempre y no me gustaría renunciar a ella. Siento esos momentos como algo mío, propio. 


¿Cómo es tu manera de preparar el repertorio?

Con el repertorio elaboro una serie de fases. Primero pienso en un hilo conductor, en la historia que quiero contar a la gente a través de la música.

Una vez tengo la idea, hago un listado de obras y las someto a un proceso de criba en el que tengo en cuenta la variedad del repertorio, mis gustos, la efectividad del repertorio… Puede que tenga muchos parámetros, pero hasta la fecha me dan un buen resultado.

Luego comienza ya una gran fase de estudio donde cada obra está subdividida en varias etapas, que van variando en cantidad de tiempo según las dificultades que va presentando cada una.

Hablando en general y a muy muy grandes rasgos, te puedo decir que siempre hay una fase previa de información sobre las obras (compositor, su vida, estética, momento socio-cultural de la composición…), una fase de lectura de la obra muy detallada, otra fase de decisiones musicales, otra donde voy ensamblando todas las partes de la obra comprobando la efectividad de las decisiones musicales y si éstas son claras, y luego ya un rodaje hasta el momento de ponerlas en el escenario ante el público. «Ya te digo que estas fases varían en tiempo porque hay obras que exigen más unas cosas u otras. Trato de establecer una forma de elaboración estándar pero al mismo tiempo adaptable a las circunstancias y características del repertorio.»

Dentro de unos días darás un concierto en Madrid Music Hall. ¿Nos puedes contar algún adelanto?

Sí, claro. El concierto que voy a presentar en Madrid Music Hall se llama «Románticos entre España y Latinoamérica», en el que incluyo obras de Francisco Tárrega, Manuel María Ponce, Astor Piazzolla o Agustín Barrios, entre otros. Este programa lo preparé por primera vez para el XXIII Festival de Música de Plectro de Pamplona. Lo que pretendo sobre todo con este programa es acercar la guitarra al público, que descubran las posibilidades tímbricas y la amplia gama de sonoridades que se pueden crear a través de un repertorio fácil de escuchar y de seguir, aunque no por ello menos exigente, claro. Por la experiencia que he podido sacar del pasado concierto, al público le gustó mucho el repertorio y se les hizo ameno el concierto.


Para ti, ¿qué requisitos debe cumplir un buen músico?

Creo que ésta es una de las preguntas más complejas que se le pueden hacer a un músico/a.

Para empezar, un buen músico/a tiene que ser un comunicador nato, sea cual sea su disciplina musical o su principal ámbito de trabajo musical. La principal función que hace un artista con su arte, sea cual sea, es comunicar y transmitir. No podemos obviar este hecho y por eso creo que es una de las cosas más importantes. También considero fundamental que un músico tenga una amplia cultura y criterio musical. Para mí es algo que marca la diferencia entre unos y otros, y se nota cuándo el músico tiene un criterio musical y lo ha introducido en una obra. Lo mismo ocurre cuando se habla sobre un tema musical, se puede ver rápidamente quién es el músico con una base cultural sólida y si ha reflexionado o si se ha informado sobre una cuestión musical.

Además de todo esto, la música requiere que como personas seamos sobre todo muy humildes, sinceros, con confianza en uno mismo, disciplina con nuestro estudio, y también demanda compromiso, con nosotros y con las personas que nos rodean. Una de las cosas más complicadas de conseguir, pero que creo que te ayudan a ser un buen músico, es evitar las comparaciones con los demás. Cada uno tenemos nuestro propio camino. Son muchas cosas las que pueden definir a un buen músico, pero yo me quedo con este gran puñado de ellas.

¿Cómo te ves dentro de 5 años?

Dentro de lo incierto que es el futuro, me imagino empezando o habiendo empezado un doctorado, compaginándolo con clases musicales y algunos conciertos, espero… Igual todo es mucho pedir, veremos cómo van las cosas, paso a paso. 

¿Quién ha sido tu mayor apoyo en tu carrera musical?

Jo, escoger sólo a una persona es muy complicado. Ha habido, y hay, varios apoyos fundamentales, desde mis padres y mi hermano hasta mi pareja, pasando por algunos amigos y profesores que he tenido. 

Los primeros que me han apoyado siempre son mis padres, mi hermano y la familia más cercana en general. Siempre han estado ahí siguiendo mi carrera y mi evolución con interés. Mis padres no sólo han contribuido económicamente a poder tener un instrumento y unos estudios musicales, sino que también me han aportado unos valores y una educación como persona que han sido claves en mi desarrollo y en lo que soy ahora. Siempre han venido a verme a los conciertos y siempre me han apoyado con todo lo que quería hacer con la música. Aunque ahora mi padre no esté, porque falleció hace unos meses, estoy seguro de que tendría su apoyo para continuar con todo lo que quisiera hacer con la música. Y mi hermano y mi madre también van a seguir ahí.

También ha sido fundamental el apoyo de mis amigos de toda la vida, Carmen, Iker, Isabel y Pedro. Son personas que han formado parte de mi vida desde que era pequeño y empecé con la música. Siempre me han mostrado su apoyo y su interés. Ellos me han transmitido en muchas ocasiones las ganas y la ilusión de seguir siempre adelante y buscar nuevas oportunidades y proyectos. Y en esta línea, podría nombrar a algunos amigos más, sobre todo a algunos con los que he compartido vida desde que empecé mis estudios superiores, pero creo que si leen esta entrevista se van a dar por aludidos seguro, son músicos también y saben lo que hay.

Y, en última instancia, mi profesora de grado medio, Vanesa Cristóbal. Ha sido una persona que me ha ayudado a marcarme el camino, a creer en mí mismo y en mis capacidades como músico y como persona. De ella me llevo una de las lecciones más importantes que he recibido nunca, y que desgraciadamente comprobé de verdad cuando falleció mi padre. Ella me decía en muchas clases que «la vida es el mejor maestro que hay», y esta es la lección más importante que me he llevado de ella para toda la vida. 

Preguntas PING PONG  (Responde con una palabra)

Una ciudad: Florencia
Una canción: Nunca vas a comprender, de Rita Payés
Un disco: My Mexican Soul, de Alondra de la Parra
Un libro: El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez
Un músico: Jacob Collier
Una bebida: Café
Una comida: Paella
Un bar/pub: La Cervecería Baztán, en Pamplona 
Un lugar: Allá donde estén las personas a las que quiero
Un restaurante: no tengo ninguno favorito
Una película: Cafe Society, de Woody Allen
Un coche: Audi R8 V10

¡¡Seguimos!! 😃

Cuéntanos algo que te encanta: La Saga Star Wars y el buen rollo con la gente.

Algo que odias: El egocentrismo, la hipocresía, la mentira y la falta de compromiso y sinceridad de las personas.

Cuéntanos qué cosas vas a hacer próximamente:

De momento estoy intentando programar algún concierto y estoy terminando de preparar unas obras para participar en concursos. Por otra parte, el compositor Alexander Srciabin decía algo así como que «un preludio es un fragmento, el boceto de una idea que podría realizarse y convertirse en algo más grande, pero es perfecto en sí mismo». Y siguiendo esta idea tengo en mente el estudio y la preparación de una serie de preludios para guitarra y conformar con ello un programa de piezas cortas, que, en el mejor de los casos, me gustaría grabar y a lo mejor producir mi primer disco de guitarra. Además, un preludio también es el antecedente de algo posterior, ¿no? Ahí dejo la puerta abierta para futuros proyectos relacionados con esta idea 🙂

PARA LA SECCIÓN DE ANÉCDOTAS
Cuéntanos algo que te haya ocurrido en algún concierto, de gira o algo
relacionado con el mundo musical.

La verdad es que no tengo muchas anécdotas para contar, aunque siempre se me viene esta a la cabeza… 
Hace ya unos años, cuando todavía estaba en el grado medio, formaba parte de un conjunto pequeño de iniciación al jazz y de improvisación y teníamos varios conciertos programados en algunos bares, un hotel y algún otro lugar.

Por aquel entonces, mi hermano mayor me acompañaba y venía a verme a los conciertos. La cosa es que, si dimos unos 4 ó 5 conciertos, siempre después de cada concierto todo el mundo se le acercaba a felicitarle por el concierto y a hablar sobre los temas, las improvisaciones..

. Y mi hermano tranquilamente respondía a todo como si fuera yo… ¡¡SE HACÍA PASAR POR MÍ!! ¡¡HASTA MI PROFESOR SE CONFUNDIÓ EN UN PAR DE OCASIONES!!. Además, mi hermano siempre asentía a cualquier cosa y encima daba conversación a todo el mundo, hasta que después de 15 minutos hablando tranquilamente, la otra persona decía «espera tú no eres Marcos, eres su hermano, ¿no?» y él muy tranquilamente decía «sí» y la otra persona se quedaba atónita, porque realmente parecía que hablaban conmigo. Luego la gente nos preguntaba cosas como «sois gemelos, ¿no?», cuando en verdad nos llevamos casi 6 años de diferencia. Para nosotros este tipo de anécdotas son súper graciosas, jajaja

Madrid Music Hall

Entradas relacionadas