Giuseppe Devastato,  compositor, pianista y profesor

Giuseppe Devastato, compositor, pianista y profesor

Os presentamos a Giuseppe Devastato, gran compositor napolitano afincado en España. Ha recibido numerosos premios por su trabajo y talento. Ha recorrido los teatros más importantes de Europa, América y Asia. Actualmente trabaja como profesor en Madrid siendo pedagogo de la Escuela Pianística Napolitana. En esta entrevista podemos apreciar su amplia visión por la música. Esperamos que os guste.

¿Cómo surge tu interés por la música?

G. Siempre me han dicho mis padres que cuando tenia unos meses, mientras que comía me ponían discos de musica clásica; creo que desde entonces empezó a surgir el interés por la música. Crecí en un pueblo con tradición de banda, aprendí a tocar instrumentos como la trompeta, saxofón y trombón para pagarme los estudios y al mismo tiempo poder aprender tanto el repertorio de banda que operístico. En aquella época en el sur de Italia era tradición tocar Operas líricas casi enteras transcritas para banda, y allí empezó mi interés por la composición: me encargaban transcripciones con solo once años. 

¿Cómo fue ese momento en el que decidiste dedicarte profesionalmente a ello?

G. Mi primera clase de piano la tuve con cuatro años, y desde entonces seguí con determinación hasta a entrar al Conservatorio. Entonces era una lotería ser admitido en el conservatorio. Recuerdo que sólo habían dos plazas, era el 1990, y éramos casi doscientos candidatos.

El momento en que decidí dedicarme alma y cuerpo fue el día del decimoséptimo cumpleaños, donde me levanté y dije “a partir de hoy será mi misión”. De aquel día mi vida cambió, sólo existió el piano, la música, la obsesión de búsqueda de mi personalidad y el deseo de dedicar la vida a la Música. Llegaron premios, conciertos, debuts importantes, pero me formé dedicándome totalmente al estudio del piano y de la composición casi dieciséis horas diarias los siguientes cinco años. 

¿Qué requisitos crees que debe cumplir un buen músico?

G. Disciplina, constancia, tenacidad, compartir lo que uno sabe y desear siempre aprender cada día. Abrir su corazón y su alma, la Música es un derecho, pero es tan grande que somos simples misioneros delante de ella.

¿…y un buen compositor?

G. Personalmente yo vivo la composición como parte de mí, que la mayoría de las veces no soy capaz de externar. 

Decía Mahler que en una partitura hay todo salvo lo esencial, y estoy absolutamente de acuerdo con él.

Los sonidos y los elementos musicales que componen una composición son todos importantes para crear una arquitectura que pueda crear juegos de luces según el día. Como imaginar una catedral gótica que cambia de color durante las horas del día. Componer con emociones, dar vida a todos los sonidos que puedan hablar por ti y crear algo único en el universo.

¿Cómo es el proceso de composición de tus obras?

G. Suelo componer con una visión global, me gusta pensar todo junto, o sea, que todos los elementos formen parte de una arquitectura que genera forma, estilo y equilibrio a través de una lógica y con coherencia. Tuve la suerte de estudiar en Napoles y heredar la tradición de la técnica de los “Partimenti” con la cual se formaron grandes compositores de la escuela napolitana (Scarlatti, Pergolesi, Cimarosa, Jommelli). El Partimento supone una técnica compositiva que acabó por unificarse y convertirse, también, en un método de enseñanza desde finales de 1600 hasta 1800, en Nápoles, era la usual recurrencia de melodías o esquemas que se utilizaban en la época, una serie de arquetipos que podían ser apreciados recurrentemente. Tal fue el éxito evidente que algunos conservatorios como el de París, intentaron copiar a los conservatorios napolitanos, pero este método se encontraba encriptado, y, ademas, no todos los alumnos que estudiaron en un Conservatorio napolitano tuvieron la suerte de formarse en el partimento. Este secreto de la música, sólo algunos lo tenían en su poder y de ahí que se encriptara, estos conocimientos se iban pasando de maestro a alumno al largo de los años, y compositores como Mozart, Beethoven o Haydn llegaron a tener acceso a estos partimenti. Gracias a esta formación que recibí la composición va tomando forma en mi cabeza de forma completa.   

¿Cómo encuentras la salida en esas composiciones, que durante una composición se estancan y no encuentras como culminar?

G. Sinceramente nunca he tenido este problema, como he dicho antes suelo pensar en forma global. Por ejemplo, me encargaron de componer una obra para violín, piano y orquesta “Sembazuru Fantasy”, dedicada a las víctimas del tsunami de Japón y estrenarla en el Carnegie Hall de New York, la compuse en catorce días.

Lo mismo me pasó con “Toccata” que se estrenó en el Shanghai Symphony Hall de Shanghai, la terminé en una semana, no porque sea un genio, en absoluto, suelo pensar directamente toda la arquitectura de la obra y una vez que termino, no me gusta cambiar o revisar, así se quedara toda la vida. 

¿Cuál ha sido el trabajo que has compuesto del que te sientes más orgulloso y por qué?

G. Los dos que he mencionado antes, “Sembazuru Fantasy” que me permitió debutar como pianista y compositor en el templo de los músicos, el Carnegie Hall de New York, y “Toccata” una obra de carácter virtuosístico interpretada de muchos pianistas de todo el mundo y que recibió el reconocimiento de Martha Argerich.

¿Cómo es tu manera de preparar un repertorio?

G.  Según cómo me sienta inspirado, o si hay alguna petición específica de parte de los organizadores. Normalmente suelo estudiar sin piano, o sea solo con las partituras, para que mis ideas vayan tomando forma. Además me ayuda a resolver técnicamente los pasajes más complicados, imaginando en mi cabeza los movimientos, los toques y la digitación que utilizaré. En un segundo momento me siento al piano y empiezo a reproducir lo que ya esta elaborado en mi cabeza, no suelo repetir mucho, trabajo por frases musicales completas que tengan una lógica y coherencia.

Memorizo enseguida, tengo la suerte de tener memoria fotográfica y me permite aprender rápido, y hasta al día del concierto no interpreto el programa, sigo estudiando lentamente. Me gusta probarlo directamente en el concierto, donde puedo experimentar, crear y sentirme vivo.

¿Qué es lo más importante para tí en una interpretación?

G. Respetar la idea nativa del compositor, pero aportar también ideas del interprete. Personalmente no creo en dogmas, o que en la época de tal compositor se tocaba así…

Yo soy compositor y me doy cuenta que cuando interpreto mi música siempre cambio direcciones musicales, fraseos, articulaciones. Algunos pianistas me preguntan como interpretar mi música, y siempre le digo: la primera fase donde se genera la creación musical está en la cabeza del compositor, la segunda es escribir estas ideas en el pentagrama, pero ya es una alteración en cuanto los medios musicales no permiten poder expresarlo por completo. La tercera fase es interpretar de la partitura, y hay la última alteración de la idea. En concreto un intérprete no puede saber que hubo en la cabeza Beethoven o quien sea, entonces lo mas importante es permanecer anclado a unas líneas generales estilísticas, pero aportar su propia personalidad, basada en conocimientos no solamente musicales sino de vida.

En una interpretación deben reflejar todos los aspectos culturales del interprete, es la union con el compositor y la Música. Siempre me ha gustado esta frase del pianista Arturo Benedetti Michelangeli:

“Ser pianista y músico no es una profesión. Es una filosofía, una concepción de la vida que no puede basarse ni en las buenas intenciones ni en el talento natural. En primer lugar, es necesario tener un espíritu de sacrificio inimaginable «.

¿Cómo afrontas una nota mal ejecutada o un mínimo error?

G. En mi juventud hubiera sido una tragedia! Me acuerdo que si pasaba un mínimo error o una intención musical con que no estaba satisfecho,  me transformaba en una persona inaccesible y estaba tan enojado conmigo mismo durante días y días. Hoy todo ha cambiado, no le hago caso, lo que más me importa es buscar un equilibrio en el universo musical global, su belleza, sus sentimientos, su alma. Antes por una nota ni siquiera iba a publicar un concierto en las redes sociales, hoy con mas madurez salí de estos patrones sin sentido y quiero darle al mundo mi alma musical, aunque no sea perfecta. 

De media ¿Cuántas horas pasas al día pasas sentado frente al piano?

G. La verdad el tiempo adecuado, con la madurez aprendes a manejar el tiempo de una forma distinta. Como dije en juventud me pasaba muchas horas estudiando, y esto me ayudo a montar mucho repertorio que todavía hoy utilizo.

Pero tengo que compaginar mi actividad de pedagogo, viajes de los conciertos y masterclass, y si no hubiera optimizado mi tiempo no hubiera sido posible seguir con la actividad de concertista. Ademas sufrí de “Distonía focal de la música” y esto me afectó mucho a nivel psicológico y físico, casi no pude tocar con la mano derecha. Fue una época muy dura, pero como soy una persona tenaz, hice todos los esfuerzos para reprogramar mi cerebro a través de la neuroplasticidad y ejercicios diarios. En la mala suerte hubo la idea de ser “Maestro de mi mismo”, y así empezó mi búsqueda personal acuñando una metodología que utilicé  antes para mí, y luego para mis alumnos.

De todos los países donde has tocado ¿Cuál o cuales han sido los países donde te has sentido mas valorado?

G. En primer lugar China, tuve una gira muy larga en el 2013 fue espectacular, y desde entonces voy cada año tocando en las Salas de Conciertos más importantes. Los chinos me recibieron con mucha ilusión, junto a mis composiciones y cada año me invitan a una gira de conciertos y masterclasses. A continuación Rumania, un país al que tengo mucho respeto. Cada vez que tengo conciertos en la sala de una Filarmonica, hay una atmósfera especial. La gente viene a escucharte de verdad, tú sabes que allí ha pasado todos los grandes músicos y esto me da una energía especial.

Para terminar España, siempre toco con mucho placer y el publico es cálido y muy atento, vienen a los conciertos con un espíritu distinto, o sea para escuchar al artista  y no crucificarle por un error, esperando el momento de que llegue ese pasaje difícil y ver si el artista se puede equivocar. 

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere dedicarse a la música?

G. No tengas miedo, es un viaje espiritual que te dará mucha paz, amor y serenidad. Estoy convencido que la música podrá salvar el mundo.

¿Qué tipo de música escuchas diariamente? 

G. La verdad no escucho diariamente música en cuanto estoy todo el día con ella, pero me gusta toda la música de buena calidad. 

¿Quién ha sido tu mayor apoyo en tu carrera musical?

G. Creer en mis sueños, ser tenaz, no rendirme nunca, estudiar siempre con pasión, donar mucho sin nada a cambio. He basado mi carrera sobre valores importantes, respeto y mucha paciencia. No ha sido fácil, hubo varios momentos donde quise rendirme, pero justo en estos momentos llegaron tres premios importantes de la vida.

Fui galardonado con el «Premio Internacional de Cartago 2011» al mérito humano y logros profesionales en la sección «MÚSICA», para la difusión de la música en general – y la música italiana, en particular – en todo el mundo, en virtud de los méritos adquiridos como pianista y compositor, con la intención de difundir el mundo de la música clásica: «Sus acciones demuestran una alta sensibilidad y un profundo amor por la vida. Su pianismo está destinado a imitar la voz humana y está inspirada en el arte de la Bel Canto de la Escuela Napolitana «.

El debut en el Carnegie Hall de Nueva York como pianista y compositor, 30 de mayo 2014  recibido con una ovación de pie. En esta ocasión se presentó el «Sembazuru Fantasy», para Violín, Piano y Orquesta (dedicado a las víctimas del tsunami).  El 15 de diciembre 2015 gane dos premios internacionales al Global Music Awards en Los Angeles – Estados Unidos, Medalla de Oro de la composición «Toccata», y la Medalla de Oro para el disco “The Pianist Composer”.

Eres un pedagogo muy solicitado en cuanto en los últimos años tus alumnos han ganado unas cantidades de premios internacionales y grabado discos con sellos importantes, ¿cuál es el secreto, y donde pueden acudir a tus clases?

G. No tengo ningún secreto ni una varita mágica 🙂 Tuve una formación musical en Napoles muy rígida, severa pero completa. Siempre he dedicado a la Musica un papel especial en mi vida, algo mas que vocacional, y durante mis clases utilizo una palabra clave: compartir. Personalmente no me gusta crear distancia con el alumno, desde el primer día le digo que le llamaré estimado músico y que no le voy a enseñar, sino compartir mis ideas y experiencias.

No conozco la verdad en musica ni quiero conocerla, me gusta seguir investigando y encontrar siempre ideas nuevas.

Durante mis clases suelo trabajar con elementos de composición, de arte, técnica al servicio de la musica y resolver al momento las dificultades que pueda tener el pianista en aquel momento.

Soy uno de los últimos herederos de la Escuela Pianística Napolitana de S. Thalberg donde recibí todo sobre “L’art du chant appliqué au piano” y después de mi problema de distonia, he ampliado la visión de esta gran escuela, aportando mi humilde visión personal que en los últimos años ha dado estos resultados. Ultimamente despertó mucho interés en varios países como en Asia, America y Europa, y tuve la posibilidad de  compartir con pianistas mis ideas pedagógicas cautivando sus intereses.

Actualmente soy Profesor en Musical Arts Madrid en Madrid, un Centro Superior completo con varios programas también de Alta Especialización, un claustro de profesores único y donde puedo seguir desarrollando mi  pedagogía de la Escuela Pianística Napolitana. Ademas cada año selecciono diez pianistas en Italia e imparto un masterclass anual en Napoles organizada por la Accademia Musicale Europea en el programa de Alta Formazione Artística, otorgándole premios en conciertos en toda Europa y China.

Preguntas PING PONG  ( Responde con una palabra) 

Una ciudad: Nápoles

Una canción: Indifferentemente 

Un disco: Horowitz In Moscow

Una obra: R. Schumann “Fantasie op.17”

Un libro: Le emozioni che fanno guarire

Un compositor: R, Schumann

Un músico: Vladimir Horowitz 

Un Cuadro: La trinidad “El Greco”

Una bebida Vino tinto a frutado

Una comida: Pizza

Un bar/pub:  TGB

Un lugar: Isla de Procida

Un restaurante: Pizzeria Sorbillo

Una película: Once Upon a Time in America

Seguimos!!

Algo que te encanta : Dejar el mundo un poco mejor de como nos lo encontramos, y seguir ayudando y apoyando los jóvenes músicos.

Algo que odias: Las personas sin interés alguno, que dejan pasar la vida sin aportar nada, me entristece mucho.

¿Próximos proyectos?

G. Finalmente retomaré algunos conciertos que fueron cancelados debido la Covid19. Debutaré en Viena en Septiembre, vuelvo a la Filarmonica de Timisoara en Octubre y en Noviembre en Nápoles. Los próximos meses, grabaré dos discos con dos sellos importantes, uno dedicado a compositores napolitanos y otro con obras de Schumann, Franck, Chopin y Scriabin. Participaré como jurado en varios Concursos Internacionales e impartiré Masterclass en Academias y Conservatorios en distintas ciudades de Europa.

Por ultimo, como Presidente de WPTA-Spain (World Piano Teacher Association) estoy desarrollando varias actividades para ayudar los jóvenes músicos, a través de Seminarios, Masterclass y Conciertos. Las donaciones que recibiremos, se convertirán en becas para jóvenes talentos.

Aquí dejo el enlace si alguien quisiera ayudar:

ANÉCDOTAS:

Cuéntanos algo que te haya ocurrido relacionado con el mundo musical:

En el 2018 recibí una invitación como jurado en un concurso musical en Italia, con mi gran asombro me encontré con Alexei Bogorad, director de la orquesta del Teatro Bolshoi de Moscú y del Concurso de Piano Tchaikovsky  Estaban tocando los pianistas pero llegaba un sonido muy duro del piano casi molesto. Así que el Presidente del jurado, Alexei Bogorad,  en el descanso, me pide probar el piano para averiguar si efectivamente tenía problemas. Así que empiezo a interpretar Rachmaninov, y mientras toco veo Alexei Bogorad llorando. Me levanto y estaba a punto de decirle que para mí el piano estaba perfecto, y el exclama: ¡el Rachmaninov más hermoso que he escuchado en mi vida! ¡Gracias por este regalo, lo llevaré conmigo para siempre! Dentro de unas semanas recibo una carta oficial suya del Teatro Bolshoi que dice: 

“Descubrí a Giuseppe como un brillante pianista. Me dejo especialmente impresionado su virtuosa interpretación de la música de Sergey Rachmaninov, llena de profundo sentimiento y sabio balance. Giuseppe Devastato encuentra el natural seguimiento de su extremadamente talentosa naturaleza musical en la composición. Sus piezas para piano descubren un mundo realmente romántico, basado en la tradición clásica y a la vez repleto de atrevidas e inteligentes ideas musicales”.