Chabela Barberis entrevista

Chabela Barberis, Cantante y compositora, «Me libero en cada tema de mi propio cautiverio emocional»

Entrevistamos a Chabela Barberis, cantante y compositora con larga trayectoria a sus espaldas. Hoy mismo, 15 de febrero lanza su último trabajo «MÍO» en todas las plataformas digitales. Aquí tenéis su entrevista, esperamos que os guste.



¿Cómo surgió tu interés por cantar y componer?

Contaba mi tía Dominga (recientemente fallecida) que ya desde la cuna pedía mi biberón cantando la Zarzamora. Por mi parte, recuerdo que con siete años salir a la calle a jugar con mis amiguitos implicaba ponerles a cantar a dos o tres voces, los estribillos de las canciones que nos gustaban o simplemente las que yo misma me inventaba. Así que, cuando había fiesta en casa, (una casa de artistas con invitados artistas), los artistas éramos nosotros, unos pequeños que cantaban a voces cualquier melodía que se nos pusiera por delante.

¿Cuáles fueron tus influencias?

Soy la menor de seis hijos que creció entre bambalinas en el seno de una saga de artistas, en la que mi padre conoció a mi madre ejerciendo como director ejecutivo de la televisión cubana y mi madre ya era una diva de la canción campesina. Mis dos hermanos mayores también son músicos, por lo tanto, a la hora de hablar de influencias, sería injusto no mencionar esta etapa en la que mientras mi madre grababa una tonada guajira para un programa en directo, artistas como Celina Gonzales, el Jilguero de Cienfuegos, Reynaldo Hierrezuelo, entre otros tantísimos músicos y poetas de reconocido prestigio dentro de la música cubana, cuidaban de mí, como también lo hicieron con el resto de mis hermanos. Crecer en un entorno como éste es una escuela de arte para cualquier persona con un mínimo de vocación musical, en la que aprendes sin apenas darte cuenta.

Otra cosa son las elecciones propias, o sea, la música que tú quieres escuchar. Ahí entonces nos encontramos con un amplio abanico que viene desde los clásicos de la música cubana como Ignacio Cervantes, Lecuona, Saumell, pasando por otros más contemporáneos, pero no menos importantes, desde la trova tradicional hasta la nueva trova. No creo que exista un músico cubano de mi generación que no haya sido influenciado por nombres como Pablo Milanés, Pedro Luis Ferrer, Gema y Pavel, u otros cantautores que sin ser cubanos también me han influenciado con su música, como Joan Manuel Serrat, o el mismísimo Jorge Drexler.

¿Cuándo viste o cómo fue ese momento en el que decidiste dedicarte a la música?

Alrededor de los cinco años, mi madre me sorprendió tirada en el suelo llorando a mares pegada a la radio mientras escuchaba por primera vez el Arabesque de Claude Debussy. Lloraba de tal forma que ella pensó que me había hecho daño, y yo no hallaba palabras para describir lo que sentía, (tampoco las encuentro hoy). Después de revisar todo mi cuerpo tratando de encontrar el inexistente golpe, mi madre comprendió que aquella escena no era más que una manifestación de mi propia sensibilidad musical. Me cogió en brazos y al finalizar la pieza suspiré y le dije entre sollozos, mamá, quiero ser pianista.

A los ocho años ya formaba parte de la matrícula de la EVA. Escuela Vocacional de Arte de la Isla de Pinos, en lo que fue mi primer año de nivel elemental de piano básico, y aunque hubo algunos tropiezos, ya no me detuve hasta graduarme de dirección coral en 1992. ENIA. Escuela Nacional de Instructores de Arte. La Habana. Cuba.

Cuéntanos un poco sobre tu música

«MÍO» es el álbum con el que debuto bajo la producción musical del pianista Víctor Zamora. Incluye la colaboración (featuring) del prestigioso artista portugués, ganador del festival de Eurovisión en el año 2017, Salvador Sobral.

«MÍO» es la dulzura de un fruto olvidado en un árbol de profundas y viejas raíces de Trova y Jazz. Un mundo de sabores que danza con el Son, el Chachachá, el Reggae, la Balada, el Danzón, la Bossa nova, la Coladeira, o la Semba angolana.

Escucha » MIO» de Chabela Barberis en Spotify!!

Es, además, una pieza artesanal hecha en tiempos de confinamiento gracias a la tecnología y el buen hacer de varios músicos de distintos países y en distantes ciudades del mundo, elegidos y capitaneados magistralmente por Víctor Zamora desde Portugal.

La Habana, La Palma, Lisboa, Madrid o Toronto. Cubanos, Canarios, Andaluces, Portugueses, Brasileños, Argentinos, Belgas o Peruanos.

Una producción única, con los colores y matices más profundos de una mujer madura que como cantautora se libera en cada tema de su propio cautiverio emocional. Autoconocimiento, liberación, empoderamiento, y no, no hablo en femenino, porque “MIO” no tiene género, tiene alma, la mía y la de todos los que decidieron formar parte de él y también la de todos los que al elegir escucharlo ahora, decidan acompañarnos en esta aventura musical. 


¿Cómo es el proceso de composición de tus canciones?

A mi duende le encanta despertarme por las madrugadas (bendita tecnología que permite componer sin hacer nada de ruido). Eso cuando lo que llega primero es la letra, porque cuando es melodía, ahí sí hay que dejar lo que estés haciendo y ponerse a grabar para después darle forma sentadita al piano. Luego llegan los filtros, yo tengo tres infalibles e implacables (Inger Martínez, Julio Fowler y Víctor Zamora). Y créeme, ¡tamizan tan fino, que si no les vale, es que NO SIRVE! 


¿Dónde pueden comprar tu música?

De momento en todas las plataformas digitales Spotify, Amazon, YouTube, Apple Music, etc.

¿Cuándo podremos verte cantar en directo?

Eso no lo sé ni yo. Por ahora estamos haciendo las gestiones para colocar el álbum en algún festival internacional y, bueno, supongo que habrá que ver cómo funciona en las distintas plataformas para luego poder defenderlo en directo en el formato que nos sea posible. 


¿Cómo es haber sido hija de Carmelina Barberis, artista tan reconocida?

Para empezar, te pone el listón bien alto y la comparativa siempre está al acecho. Pero, aún con eso, es un privilegio del que siempre me voy a sentir muy orgullosa. Es una mujer con mucho coraje para enfrentarse a una vida difícil, con una infancia durísima en la que, aún siendo una niña, tuvo que aprender a combinar su carrera artística con ser madre de seis hijos. Hoy tiene 84 añitos bastante bien llevados para todo lo que le ha tocado vivir. Sencillamente (no le llegó ni a la chancleta), no hay comparativa posible entre nosotras, precisamente por los sacrificios que tuvo que hacer para darnos a todos sus hijos una mejor vida que la que le tocó a ella. En lo profesional seguí sus pasos hasta el otro día, en que ella decidió terminar su carrera y yo empezar con la mía.

¿Quién ha sido tu apoyo a lo largo de toda tu carrera musical?

He tenido varios apoyos en distintos momentos, pero ante ese “a lo largo de toda tu carrera” sólo puede haber un nombre, en casa lo llamamos el negro. Pero él se llama Juan Carlos Álvarez Martín y es mi compañero de vida desde hace 29 años, en las duras y las maduras.

Preguntas PING PONG (Responde con una palabra)

Una ciudad: La Habana 

Una canción: I finally found someone, de Barbra Streisand y Bryan Adams.
Un disco: Todos los de Gema y Pavel, Julio Fowler, Alex Cuba, Ivan Lins, Jorge Drexler, Jorge Vercillo, Pedro Luis Ferrer, Jose Maria Vitier… ¡Uff, se me quedan unos cuantos!..
Un cantant@: Barbra Streisand, Gema Corredera, Yolanda Adams, Pablo Milanes, Sarah Tabares, Salvador Sobral, entre otros muchos…
Un libro: “El poder del ahora”, de Eckhart Tolle, me cambió la vida.
Un músico: Bebo Valdes, Jacob Collier, Ara Milikian, David Dorantes, Pavel Urquiza, Esperanza Spalding, o el mismísimo Víctor Zamora, ¡que es inmenso! Aquí también me quedo corta.

Una bebida: Batido de Mamey. Y llámame sosa, pero sin agua no hay quien viva y a mí me gusta bien fría.
Una comida: Puré de malanga con huevo frito.
Un bar/pub: Cualquiera donde haya buen ambiente y buenos amigos.
Un lugar: Como en casa no se está en ninguna parte. Pero sueño con Bora Bora, jajaja

Un restaurante: Lo mismo que con el bar, pero en un reservado con mucho menos ruido.
Una película: Los puentes de Madison, El amor tiene dos caras, La boda de mi mejor amigo, Forrest Gump… Soy una romanticona, jajaja, pero también muero con las tonterías de cualquier peli de Mister Bean.
Un coche: Cualquiera que me lleve a salvo allá donde quiera ir. (Pero el Fiat 500 me parece una monería).

¡¡Seguimos!!

Cuéntanos algo que te encanta: La inocencia de los niños, la ironía de la adolescencia, partirme de risa con mis amig@s, revolcarme con mis perros, llegar a casa, una ducha caliente…

Algo que odias: La manipulación en cualquiera de sus formas; la impuntualidad, aunque sea yo la que llegue tarde; la dejadez. Todo lo que sea hortera en general.

Cuéntanos que cosas vas a hacer próximamente:  Por lo pronto terminar esta entrevista. Vivo el momento presente, lo próximo ya se verá.

PARA LA SECCIÓN DE ANÉCDOTAS
Cuéntanos algo que te haya ocurrido en algún concierto, de gira o algo relacionado con el mundo musical
.

La primera vez que me subí a un escenario fue para suplir a mi madre. Era ella la que estaba de gira y como no tenía con quien dejarme me llevaba consigo para todas partes. En este caso había que viajar al interior del país y le tocaba cantar ante una delegación de rusos (creo recordar…) Pero se puso malita, con fiebre, sin apenas voz y le dije: «tranquila mami, tú descansa que yo te cubro». Tenía sólo siete años, pero el evento se dio y yo solita me pegué el repertorio completo de mi madre. Aquellos rusos me regalaron además de sus aplausos, unos lazos azules con motitas blancas, un bote gigantesco de caramelos rellenos de miel y también unas sandalias azules.

Recuerdo ese día como si fuera ayer. Ya no era sólo cantar lo que estaba aprendiendo de Carmelina que, aún sintiéndose enferma, permaneció  a un lado del escenario dispuesta a intervenir en cualquier momento, tan solo para enseñarme que los compromisos están para cumplirlos.

Escucha su trabajo completo en Spotify!!